14 abr. 2014

Una historia brillante (Thomas Alva Edison)

Thomas Alva Edison le tenía miedo a la oscuridad.


Quizás fué eso lo que le movió a patentar la primera bombilla que no quemase el  filamento.

 Hubo alguien antes que él, Joseph Swan, pero el buen hombre, no tuvo la genial idea de registrar su invento, y en eso, Edison, era un "crack" (llegó a patentar 1093 inventos a lo largo de su vida, a una media de 15 días por invento). 

Esto más o menos lo sabe casi todo el mundo, lo que no es tan conocida es la dantesca historia que se esconde detrás del invento y su personaje, empezamos:



Thomas-Alva-Edison-tiene-la-patente-de-la-bombilla-de-filamento.



El 31 de diciembre de 1879, este señor daba a conocer al mundo la primera bombilla eléctrica de filamento dentro de una campana de vidrio al vacío, que se ponía incandescente al ser alimentada por un motor de corriente continua. Llegaba así la luz eléctrica, revolucionando el mundo. Diez meses mas tarde, conseguía que la bombilla emitiera 48 horas seguidas de luz.

Pero la bombilla eléctrica necesitaba electricidad. Así que en 1882, Edison instalaba la primera planta generadora eléctrica de la historia en Pearl Street, en pleno distrito financiero de Wall Street.

 Por aquel entonces contaba con 85 clientes y un suministro de 400 bombillas. Un par de años más tarde, se instalaron motores de vapor que proporcionaban la fuerza motriz a las dinamos que, a su vez, producían corriente continua . 

Pero el suministro se realizaba siempre en corriente continua (DC); es decir, con un único flujo continuo de electrones entre dos potenciales eléctricos diferentes. Con lo cual no podía abastecer un suministro en un área mayor a 400mtrs a la redonda.



Bombilla-de-filamento-encapsulada.



Y es aquí donde se forma el lío (y gordo) del asunto, porque entra en escena Nikola Tesla, el eterno rival de este genio (y qué genio! ya verás ya...). El caso es que este hombre, de origen serbio, trabajaba mano a mano con Edison, era un estrecho colaborador, hasta que tuvo el fatal error de ir un paso por encima del genio, y sugerir la corriente alterna (AC), y el bueno de Thomas, era de los que opinaban que para pensar ya estaba él, así que empezó a tirar por tierra la iniciativa de Tesla, usando el método de "todo vale", de manera que aprovechó la desgracia, de que un obrero falleciera electrocutado a causa de que en corriente alterna la tensión es más alta, para anunciar a bombo y platillo, que ese tipo de suministro representaba un gran peligro.

Y no se quedó a gusto con eso, sino que para reforzar sus argumentos se dedicó a quemar a todo bicho viviente que se le cruzara por delante, dando como resultado 50 perros y gatos, una vaca, un caballo y hasta un elefante, fritos en sus ansias de desprestigiar la (AC)
.


Thomas-Alva-Edison-y-su-locura-animal.



El colmo de su locura llegó cuando convenció a la Asamblea de Nueva York de que un generador de (AC) sería ideal para… ajusticiar a personas. El primer ejecutado con silla eléctrica, William Kemmler, en 1890 debió la gracia a Edison y a uno de sus ingenieros, Harold Brown, que diseñó el aparato (me ahorraré los detalles, que son un poco escabrosos).


 Pero aun así, en esa guerra no ganó ninguna batalla, pues por mas trabas que se pongan en el camino, las buenas ideas, sobresalen, por más que intenten echarles tierra y la corriente alterna, no tenía rival frente a la continua, lo cual demuestra muy poca inteligencia y una mente pequeña y cuadriculada, a pesar de todos sus inventos (¡ya me encendí!).

Esa guerra, ya forma parte de la historia, al igual que la bombilla incandescente que desde 2012 ya no se fabrica, aunque todavía la puedas adquirir en los establecimientos en los que queden existencias (por ejemplo aquí), siendo sustituida por las bombillas eco halógenas, las de bajo consumo y las de LED, así que te recomiendo que no te pierdas el artículo especial que hice para que las conozcas mejor y puedas elegir la que más te conviene, según tus necesidades. Aunque yo la que recomiendo en cualquier circunstancia, siempre siempre, es la bombilla LED, porque todo son ventajas.


Con lo cual no tardaremos mucho en declarar la bombilla incandescente, oficialmente muerta ¿te da penita? ¿o ya te tuteas con las nuevas energías? 


Y hablando de últimos suspiros, como curiosidad extra, te diré que al morir Edison, su intimo amigo Henry Ford, guardó en un tubo de ensayo su último suspiro, en 1931 a los 84 años de edad, argumentando que ahí se encontraba su alma. No sé si será verdad o no, pero queda cuanto menos, poético ¿no te parece?.



Thomas-Alva-Edison-y-Henry-Ford



La historia es bastante más larga y enrevesada, pero he querido hacerte un pequeño resumen, para evitarte detalles desagradables (al menos para mí) y no eternizarme demasiado. Aun así, si te has quedado con ganas de más, te invito a que leas el relato completo en el que me he basado, y ya de paso, me comentas que te ha parecido y hablamos un poquito ¿no? 

Que tengas una gran semana!





0 comentarios:

Publicar un comentario